Pene de caballo entero en mi boca





Cuando me dispongo a comerle el pene a mi semental, me gusta devorárselo enterito, porque está tan sabroso que es una pena que me deje un solo centímetro sin degustar, me encanta tenerlo en la boca, hasta las bolas me gusta manosearle primero y luego lamerlas, porque no que cosa tan rica es un buen manubrio de caballo, yo estoy encantada desde que un día me dio por comprobarlo, al principio me daba un poco de repelús solo de pensarlo, pero de pronto me cogió en un momento tonto en el que me sentía muy cachonda y ya no me importó probar, la mejor idea que pude tener porque no me da vergüenza decir que me divierto mucho comiéndome las pelotas y el canuto de mi corcel.


Animal Sex